.
     
 

 

 

 

 

 

Búsqueda personalizada

.
Argentina > Historia Argentina > Día de la Bandera

 


"Día de la Bandera"
.
.

.
.
El Congreso de la Nación, por ley nacional Nº 12.361 del año 1938, estableció el día 20 de junio (por ser el aniversario del fallecimiento del Gral. Manuel Belgrano, el 20 de junio de 1820) como `Día de la Bandera`.
.
Historia de la Bandera
.
13 de febrero de 1812

Manuel Belgrano propuso al Gobierno la creación de una `escarapela nacional`, en vista de que los cuerpos del Ejército usaban distintivos diversos.

18 de febrero de 1812

El Triunvirato aprobó el uso de la escarapela blanca y celeste, decretando: `Sea la escarapela nacional de las Provincias Unidas del Río de la Plata, de color blanco y azul celeste...`

27 de febrero de 1812

Entusiasmado con la aprobación de la escarapela, M. Belgrano diseñó una bandera con los mismos colores, enarbolándola por primera vez en Rosario, a orillas del río Paraná. Allí, en las baterías `Libertad` e `Independencia` la hizo jurar a sus soldados. Luego, mandó una carta al Gobierno comunicando el hecho. Este mismo día, el Triunvirato le ordenó hacerse cargo del Ejército del Norte, desmoralizado después de la derrota de Huaqui.
.

.
Proclama dirigida por M. Belgrano a su ejército al enarbolar por primera vez la bandera
.
Soldados de la Patria: En este punto hemos tenido la gloria de vestir la escarapela nacional que ha designado nuestro excelentísimo gobierno: en aquel, la batería de la Independencia, nuestras armas aumentarán las suyas. Juremos vencer a los enemigos Interiores y exteriores, y la América del Sur será el templo de la independencia y de la libertad.
En fe de que así lo juráis, decid conmigo ¡Viva la Patria!
Señor capitán y tropa destinada por primera vez a la batería Independencia; id, posesionáos de ella, y cumplid el juramento que acabáis de hacer.
.
Carta de M. Belgrano al Gobierno Superior de las Provincias del Río de la Plata
.
Excmo. Señor:
En este momento que son las 6 y 1/2 de la tarde se ha hecho la salva en la Batería de la Independencia, y queda con la dotación competente para los tres cañones que se han colocado, las municiones y la guarnición.
He dispuesto para entusiasmar a las tropas, y estos habitantes, que se formas en todas aquellas, y les hablé en los términos de la copia que acompaño. 
Siendo preciso enarbolar Bandera, y no teniéndola la mandé hacer blanca y celeste conforme a los colores de la escarapela nacional: espero que sea de la aprobación de V. E.
Dios guarde a V. E. Muchos años, 
Rosario 27 deFebrero de 1812. 
Manuel Belgrano
.
3 de marzo de 1812

El Triunvirato contestó la carta de Belgrano, ordenándole que disimulara y ocultara la nueva bandera y que, en su lugar, pusiese la que se usaba entonces en la Capital. La orden se debió a la preocupación por la política con el exterior. Pero, cuando la orden salía de Buenos Aires, M. Belgrano ya marchaba hacia el norte y, por esta razón, no se enteró del rotundo rechazo del Gobierno a la nueva bandera.

25 de mayo de 1812

Al frente del Ejército del Norte, el entonces General en jefe M. Belgrano movilizó sus tropas hacia Humahuaca. En San Salvador de Jujuy, enarboló al ejército de su mando la bandera en los balcones del Ayuntamiento, en vez del estandarte real de costumbre que presidía las festividades públicas. Allí, la bandera argentina fue bendecida por primera vez.

27 de junio de 1812

El Triunvirato ordenó nuevamente a M. Belgrano que guardara la bandera y le recriminó su desobediencia.

18 de julio de 1812

El General contestó que así lo haría, diciendo a los soldados que se guardaría la enseña para el día de una gran victoria.
.
MI BANDERA - Marcha
.
Aquí está la bandera idolatrada,
la enseña que Belgrano nos legó,
cuando triste la Patria esclavizada
con valor sus vínculos rompió.

Aquí está la bandera esplendorosa
que al mundo con sus triunfos admiró,
cuando altiva en la lucha y victoriosa
la cima de los Andes escaló.

Aquí está la bandera que un día
en la batalla tremoló triunfal
y, llena de orgullo y bizarría,
a San Lorenzo se dirigió inmortal.

Aquí está, como el cielo refulgente,
ostentando sublime majestad,
después de haber cruzado el Continente,
exclamando a su paso: ¡Libertad!
¡Libertad! ¡Libertad!

Letra: Juan Chassaing - Música: Juan Imbroisi
.
Manuel Belgrano
.
.
Nace el 3 de junio de 1770.

Manuel José Joaquín del Corazón de Jesús Belgrano nació en una casona familiar, a pocos metros del convento de Santo Domingo, donde también falleció. Fue el cuarto hijo de trece hermanos. Su madre, Josefa González Caseros, era criolla y su padre, Domingo Belgrano y Peri, un comerciante italiano emigrado a Cádiz y luego a América, estableciéndose en Buenos Aires en 1751. A su padre el comercio le permitió lograr una buena posición económica y en la milicia alcanzó el grado de capitán.
`... La ocupación de mi padre fue la de comerciante, y le tocó el tiempo del monopolio, adquirió riquezas para vivir cómodamente y dar a sus hijos la educación mejor de aquella época...` (Palabras de Manuel Belgrano).

Cursó estudios elementales en esta ciudad y completó su formación inicial en el Real Colegio de San Carlos. A la edad de 16 años, viaja a España. Se gradúa como bachiller en leyes en Valladolid (1789), para luego obtener su título de abogado (1793). Se apasiona por los idiomas , la economía política y el derecho público, disciplinas cuyo estudio lo atrae mucho más que el ejercicio de su profesión. Jovellanos, Quesnay, Montesquieu, Rousseau y el pensamiento revolucionario francés son sus lecturas e influencias. 

Con la creación del Consulado de Buenos Aires, Belgrano retorna a su ciudad como Secretario perpetuo de dicha institución. Encuentra en esta función un terreno propicio para poner a prueba la formación que recientemente ha adquirido en Europa. Así, el fomento de la agricultura, de la industria y de la libertad de comercio son el común denominador de sus actos administrativos y su prédica intelectual. 

Mil ochocientos seis lo encuentra combatiendo contra los ingleses; cuando es conminado por Beresford, comandante de las tropas invasoras, a prestar acatamiento a su autoridad, opta por abandonar la ciudad, contrariamente a lo hecho por sus colegas en el Consulado. Después de la Reconquista, se alista en el Regimiento de Patricios con el grado de sargento mayor. Esta experiencia militar lo llevará a pensar más seriamente en la posibilidad de la ruptura del vínculo colonial. Este proyecto político, en el cual lo acompañan Castelli, Vieytes, Rodríguez Peña y Pueyrredón, consiste en conseguir la instauración de una monarquía en el Río de la Plata, cuya cabeza sería la infanta Carlota Joaquina de Borbón. 

Mientras impulsa la solución monárquica, es prolífico como periodista; el Telégrafo Mercantil y el Correo de Comercio lo tuvieron como redactor y colaborador asiduo. En abril de 1810 renuncia a su cargo en el Consulado y pone rumbo hacia la Banda Oriental, dedicándose a actividades económicas personales; pero al poco tiempo es convocado por sus compañeros en Buenos Aires a integrar la Primera Junta de Gobierno en calidad de vocal. Desde mayo de 1810 hasta enero de 1814, su actividad se concentra en la guerra: es comisionado y encargado de conducir varias campañas y ejércitos, aunque no es un militar de carrera, ni su mayor talento sea el combate. En 1814 parte a Europa en misión diplomática, junto a Bernardino Rivadavia; el gobierno porteño les encomienda preparar el terreno para el reconocimiento de su autoridad en las restauradas cortes europeas. Retorna a Buenos Aires en 1816, si haber logrado todos los objetivos propuestos; presenta un informe al gobierno en donde vuelve a la carga con la solución monárquica, atento a lo que ha visto en el viejo continente. Desde su vuelta al Río de la Plata, intensifica su relación con José de San Martín y trata de combinar con él los paso a seguir en el terreno político y militar. En 1816 el Congreso de Tucumán lo designa comandante del Ejército del Norte, la frontera más conflictiva de las Provincias Unidas; desarrolla una intensa labor en lo administrativo y encara el levantamiento de la moral de la tropa, que se encontraba en crítica situación desde 1815, después de la derrota de Sipe-Sipe.

Se enamoró de María Dolores Helguera y quiso casarse, pero en enero de 1818 recibió la orden de marchar hacia Santa Fe. Pero Dolores estaba embarazada y sus padres la obligaron a casarse con otro hombre. El 4 de mayo de 1819 nació la hija de la pareja, Manuela Mónica del Corazón de Jesús Belgrano. Los enamorados volvieron a encontrarse pero no pudieron casarse porque el divorcio no era legal. Belgrano murió el 20 de Junio de 1820 y su hija fue criada y educada por sus tías y tíos, es decir, por los hermanos de Belgrano.

 

 

 

 

 

 



Argentina > Historia Argentina >

 

.

Para publicar info@catalogosdorados.com

. Inicio   Incluir Empresa   Contáctenos   Servicios   Condiciones de Uso
.

© 2011 Catalogos Dorados